martes, 12 de enero de 2010

OCTAEDRO EN CUBO A TETRAEDRO EN CUBO

videoEn el exterior observamos un cubo que se transforma en rombicuboctaedro y luego en octaedro, a continuación se invierte el proceso y pasa de ser rombicuboctaedro a cubo. Interiormente un octaedro con los vértices incidentes en el centro de las caras del cubo se transforma en tetraedro, cuboctaedro -que llega a tener los vértices en el centro de cada cara del poliedro que se transforma en rombicuboctaedro- y por último en tetraedro con los vértices incidentes en los vértices del cubo exterior.

viernes, 18 de diciembre de 2009

DE ROMBICUBOCTAEDRO INSCRITO EN UN CUBO A UN CUBO INSCRITO EN OCTAEDRO

videoEl rombicuboctaedro tiene sus caras centradas e incidentes en las caras de un cubo que se va transformando en otro rombicuboctaedro y posteriormente en un octaedro; mientras, el rombicuboctaedro original se transforma en un cubo cuyos vértices inciden en los puntos medios de cada arista del octaedro.

martes, 15 de diciembre de 2009

DE CUBO EN OCTAEDRO A OCTAEDRO EN TETRAEDRO

videoUn cubo inscrito en octaedro, se transforman uno en octaedro y el otro en tetraedro. Las caras del octaedro se deforman y aplastan los vértices del cubo transformándolo en un rombicuboctaedro primero y luego en un octaedro, al tiempo que el octedro se transforma en un tetraedro. El cubo original tiene sus vértices en el punto medio de cada cara y al achaflanarse por las caras del octaedro que se va deformando hasta convertirse en tetraedro, los vértices resultantes del nuevo octaedro –que partió de ser un cubo- pasan a estar en el punto medio de cada arista del nuevo tetraedro transformado del octaedro original.

DE TETRAEDRO EN OCTAEDRO A OCTAEDRO EN TETRAEDRO

videoUn tetraedro inscrito en octaedro, se transforman uno en el otro de forma recíproca. Las caras del octaedro se deforman y aplastan los vértices del tetraedro transformándolo en un octaedro, al tiempo que éste se transforma en un tetraedro. El tetraedro original tiene sus vértices en el punto medio de cada cara y al achaflanarse por las caras del octaedro que se va deformando, los vértices resultantes del nuevo octaedro –que partió de ser un tetraedro- pasan a estar en el punto medio de cada arista del nuevo tetraedro transformado del octaedro original.